Un día en la playa

Lola vive en un pequeño pueblo que está muy lejos del mar, ella nunca lo ha visto, pero le gusta imaginar que va  a la playa a jugar en la arena y a nadar entre los peces.

Lola tiene 9 años, es muy divertida y tiene mucha imaginación. La primera vez que vio el mar fue en una película donde un grupo de niños viajaban con sus padres, y se pasaban el día jugando a la pelota y haciendo castillos de arena. Le gustó tanto que desde entonces, cada vez que tiene vacaciones en el colegio, le pide a sus padres que la lleven al mar. Pero todavía no han podido ir.

beach-3121393_1280

Sus padres trabajan mucho y nunca han podido cumplir el sueño de Lola, pero están deseando llevar a su pequeña hija a disfrutar del mar. Así que todos los años intentan hacer lo posible por planear unas vacaciones en la playa, pero siempre hay algo que se lo impide: excursiones con los primos y tíos de Lola, campamentos del colegio, o el trabajo de sus padres.

Pero Lola es muy comprensiva y sabe que algún día irán, pues sabe que sus padres la llevarán en cuanto tengan la oportunidad.

Afortunadamente para Lola, esa oportunidad llegaría antes de lo que esperaba.

Un día, cuando todavía faltaban dos semana para que acabara el colegio, sus padres fueron a recogerla a la salida con un cubo, una pala y un rastrillo de playa. Cuando Lola lo vio empezó a saltar y a gritar, arrancó el cubo de las manos de su padre y se lo puso el la cabeza como si fuera una armadura y luego agarró la pala y el rastrillo y los alzó hacia el cielo a modo de trofeo. Por fin se iba a cumplir su sueño y rebosaba felicidad.

– “¡Vamos a ver el mar, vamos a ver el mar!” -gritaba, mientras sus amigos del cole la miraban sonriendo y la abrazaban, al saber que la pequeña iba a ver el mar.

Como todavía faltan dos semanas para que empezaran las vacaciones de verano, Lola iba al colegio mientras sus padres organizaban el viaje, reservaban los billetes de avión, miraban los hoteles, planeaban las excursiones que iban a hacer… y algunos días a la salida del colee, se iban con Lola a comprar bañadores, una toalla playera, crema de sol, sombrilla, sandalias… todo lo necesario para que el viaje fuera perfecto para la pequeña Lola.

Las dos semanas pasaron rápido, y por fin llegó el día que Lola tanto ansiaba. Era el último día de colegio y en cuanto la clases terminaran sus padres iban a ir a recogerla con las maletas hechas para ir directamente al aeropuerto.

Cuando Lola salió a la puerta del colegio y vio a sus padres a lo lejos, se despidió de sus amigos y corrió hacia ellos con la sonrisa más grande que jamás había iluminado su cara.

Cuando llegó al coche entró de un salto en la parte de atrás y gritó:

– ¡Rumbo al mar, por favor!- Riendo

– A sus órdenes pequeña sirena- dijo su padre.

Y el coche se puso e marcha camino al aeropuerto, para coger el avión que les llevaría a la vacaciones de sus sueños.

Cuento original escrito por: habiaunavezuncuento.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s