La estrella fugaz

Había una vez….una niña muy pequeña llamada Lucía, que se pasaba horas y horas mirando el firmamento, ya que siempre había querido ver una estrella fugaz pero nunca lo había conseguido.

noche de estrellas

Su padre a menudo le contaba historias sobre los planetas y las estrelllas, y esto es algo que, para ella, era lo más bonito del mundo. Todas las noches se imaginaba como sería, poder viajar por el universo y observar las cosas maravillosas que pasaran por delante de sus ojos.

Cuando se iba a la cama y cerraba los ojos, se veía surcando el firmamento dentro de su cohete espacial, a toda velocidad, mientras veía supernovas, agujeros negros y millones de galaxias diferentes a la nuestra.

cohete universo

Todos las noches antes de irse a la cama, su padre sacaba el telescopio que había comprado para poder ver lo más cerca posible todo lo que sucediera en el cielo nocturno, iluminado por todas esas preciosas estrellas. Lucía y su madre se unían a él, y todos juntos miraban con la esperanza de que pasara su querida estrella fugaz.

Una noche, en la que no pudieron observar el cielo porque su padre estaba ocupado, Lucía se fue a la cama triste pensando en que jamás la vería. Se durmió, en medio de sus ensoñaciones, pero, de repente su padre la despertó y le dijo:

¡Lucía, despierta! ¡Tienes que venir rápido!

¿Papá, que hora es? Tengo mucho sueño…-le contestó Lucía, medio adormilada.

Si vienes conmigo lo entenderás todo– le dijo su padre

Lucía, fue tras él, su padre salió al jardín y allí estaba su madre. radiante de felicidad, señalando a su vez el telescopio. Lucía miró, y vio lo más impresionante que había visto jamás en su vida. Una estrella fugaz inmensa surcaba el cielo nocturno irradiando una luz muy intensa.

estrella fugaz brillante

Por un momento, se sintió como si viajara sobre ella, y formara parte del universo. Lucía aprovechó ese mágico momento para pedir un deseo que para ella, era más importante incluso que viajar por el universo: que esas noches con sus papás fueran eternas y se repitieran todos los días de su vida.

FIN

Cuento original escrito por habiaunavezuncuento.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s